Seleccionar página
Consejos para la limpieza y desinfección de las sillas de ruedas
alquiler-de-sillas-de-ruedas

Pronasa Salud

noviembre 19, 2021

Limpiar y desinfectar correctamente una silla de ruedas es esencial para alargar su vida útil y mantenerla como nueva durante más tiempo; pero también lo es para evitar la propagación de bacterias y virus como el COVID-19.

Debido a la facilidad de transmisión de este virus, la OMS ha dado algunas recomendaciones esenciales para evitar su contagio, entre ellas el distanciamiento social, el lavado de manos frecuente y la limpieza intensiva de las superficies y productos que utilizamos habitualmente. Como ahora empezamos a pasar más tiempo al aire libre, es aún más importante mantener las sillas de ruedas limpias y debidamente desinfectadas.

Hoy queremos compartir algunas pautas y consejos para ayudarte a desinfectar tu silla de ruedas a diario y así prevenir la transmisión del virus.

Cómo limpiar y desinfectar una silla de ruedas

Limpieza frente a desinfección

Lo primero que hay que recordar es que limpiar no es lo mismo que desinfectar. Al limpiar, eliminamos los gérmenes y la suciedad de las superficies, pero no matamos los gérmenes. Al eliminarlos sólo disminuimos el número de gérmenes y el riesgo de propagación de infecciones.

En cambio, al desinfectar una silla de ruedas matamos microorganismos como las bacterias utilizando productos químicos. Este proceso no limpia necesariamente las superficies sucias. Matar los gérmenes en la superficie después de la limpieza puede evitar aún más la disminución de las enfermedades infecciosas.

Teniendo esto en cuenta, hay que realizar una limpieza periódica de la silla de ruedas y desinfectarla utilizando un desinfectante especial para superficies. Estos productos están etiquetados como bactericidas y virucidas. Lea atentamente las instrucciones del fabricante para su correcta utilización y desinfección.

Consejos y recomendaciones para la limpieza de la silla de ruedas

  • Es importante limpiar su silla de ruedas cada vez que visite un lugar público como un supermercado.
  • Todas las superficies de contacto deben tratarse con una solución desinfectante. Desinfecta con toallitas que contengan al menos una solución de alcohol al 70%, o con otras soluciones aprobadas en tiendas para desinfectar superficies. El desinfectante debe permanecer en la superficie durante al menos 15 minutos. A continuación, la superficie debe limpiarse con una toallita y aclararse con un paño aséptico.
  • Asegúrese de que todas las superficies se aclaran con agua limpia y se secan bien después de la desinfección. Recuerde que si la silla de ruedas no se seca correctamente, puede causar daños. Siempre es mejor limpiar cualquier componente de su silla con un paño ligeramente húmedo, no mojado.
  • No utilice disolventes, lejías, abrasivos, detergentes sintéticos, esmaltes de cera o sprays.
  • Consulte las instrucciones suministradas con la silla de ruedas para obtener más información sobre la limpieza de los mandos.
  • No olvide desinfectar los reposabrazos, las empuñaduras y otros componentes que los usuarios y cuidadores tocan con frecuencia.

A continuación se presenta una lista de los componentes más críticos de una silla de ruedas.

venta-de-sillas-de-ruedas

Componentes críticos de una silla de ruedas

Aunque se recomienda realizar una limpieza completa de todo el chasis después de acudir a cualquier lugar público, hay algunos accesorios y componentes como el cojín, los reposabrazos o los reposamanos a los que hay que prestar especial atención, ya que suelen estar expuestos a la contaminación vírica.

  • Ruedas delanteras y traseras: Las ruedas de su silla de ruedas están en contacto directo con el suelo y, por tanto, con todo tipo de gérmenes. Aunque no se lleve a cabo una desinfección diaria, se recomienda realizar una rutina de limpieza cada vez que se vuelva a casa. Asegúrese de que el desinfectante es seguro para su silla de movilidad antes de aplicarlo. También puede utilizar agua jabonosa y secar bien el asiento. Nunca limpie su silla de ruedas eléctrica con una manguera ni la ponga en contacto directo con el agua.
  • Asideros: Las empuñaduras son uno de los principales focos de infección en una silla de ruedas ya que suelen estar en contacto con muchas manos, facilitando así la transmisión del virus. Por ello, es necesario limpiarlas con un desinfectante. Estos productos están etiquetados como bactericidas y virucidas.
  • Apoyabrazos: El reposabrazos también es un componente de contacto frecuente que debe ser desinfectado, si es posible, con uno de estos desinfectantes de superficies.
  • Joystick y reposamanos: A la hora de limpiar una silla de ruedas, no podemos olvidar desinfectar el joystick en el caso de las sillas de ruedas eléctricas o los reposamanos en el caso de las sillas de ruedas manuales. Estos dos elementos están en pleno contacto con nuestras manos y pueden concentrar grandes cantidades de gérmenes.
  • Cojín: Tanto el cojín del asiento como el del respaldo están en pleno contacto con nuestro cuerpo. El roce y el sudor pueden contribuir a la acumulación y propagación de bacterias. Si es posible, desinféctalo con un desinfectante, déjalo unos 15 minutos y sécalo con un papel o paño desechable.

Si utiliza otro tipo de productos de apoyo, como muletas o bastones, puede seguir las mismas recomendaciones y desinfectar las zonas que se tocan con frecuencia, sobre todo si los utiliza en lugares públicos.

Esperamos le haya sido de utilidad éste artículo, no olvide consultar nuestro servicio de alquiler de silla de ruedas si lo requiere.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.